lunes, 21 de marzo de 2011

Buena Foto - La Gran Luna

Este fin de semana, preludio del inicio de la primavera, hemos podido disfrutar de la luna más grande de los últimos 18 años Nada menos que un 14% más grande de lo normal. Pero en realidad, y como es obvio, no es que nuestro satélite haya crecido, lo que pasa es que se ha producido un fenómeno llamado perigeo lunar, que consiste en que la cercanía de la Luna con respecto a nuestro planeta, es menor. En concreto 26323 kilómetros, quedando el total de la distancia entre La Tierra y la Luna en 356.575 kilómetros. Esta superluna, además del mencionado 14% más grande, será también un  30% más brillante. Este fenómeno de la superluna tiene su fenómeno antagónico en el apogeo lunar, que se producirá en octubre de este mismo año, y será el momento en el que la Luna esté más alejada de nuestro planeta. Se producirá el 11 de octubre y la Luna será vista un 12% más pequeña.


Un contraluz de la luna con varias siluetas observándola


Como consecuencia de este curioso fenómeno los aficionados a la fotografía ha disfrutado tomando sus fotografías de la luna. Muchas de ellas llaman la atención debido a su belleza. Nunca es fácil tomar fotos de la Luna y si, como en este caso, está un 30% más brillante, pues todavía más difícil.

Siempre que intentemos tomar fotografías del satélite, deberemos tener una serie de consideraciones. Se deberá tener en cuenta la rotación de La Tierra. Debido a esto, siempre deberemos tener cuidado con el tiempo de exposición, pues podría llegar a salirse del encuadre o, lo más lógico, dejar la estela de su movimiento. Otro punto a tener en cuenta será la medición de la luz. Hay que tener en cuenta que la Luna es un cuerpo que refleja la luz que le llega que además está sobre un fondo oscuro (si es de noche, claro). En consecuencia, teniendo en cuenta la movilidad de la Luna con respecto a La Tierra y la medición de la luz que refleja la Luna, nos queda por controlar la exposición y la sensibilidad ISO.
Si nuestra futura toma de la luna es sobre un cielo nocturno, obviamente no necesitamos sacar detalle del cielo, por lo que optaremos por elegir una sensibilidad ISO muy baja. La más baja posible. Un ISO 100 no estaría mal para empezar, sobre todo por el tema del ruido, puesto que éste lo reduciríamos lo máximo posible. La apertura del diafragma, nuestro número f, no deberá estar muy abierto, pues, como ya he comentado, la Luna refleja una gran cantidad de luz. Aunque siempre irá en consonancia con la velocidad de disparo, lo más recomendable sería utilizar una apertura f8. La velocidad de disparo, la colocaríamos en torno al 1/125, así podremos asegurar la nitidez de la toma. Aun sin ser una velocidad excesivamente baja, siempre sería recomendable la utilización del trípode.



Una luna llena de detalles


Para terminar con las recomendaciones, para empezar a obtener una buena foto de la luna, sería sobre la óptica a utilizar. Si queremos una buena aproximación al satélite, nunca utilizaremos una óptica inferior a 300. Si además disponemos de un duplicador, pues mucho mejor, aunque con el uso de éste los parámetros deberíamos modificarlos.

Aunque la mitología situa a Selene como la diosa de la luna, hago mención desde aquí y dada la temática de esta entrada a mi amiga Aurora, autoproclamada diosa de la luna Kar (lease El Ocho, de Katherine Neville).

1 comentario:

  1. vale JOrge........me lo leo y me lo apunto!!!!! gracias tío!!

    ResponderEliminar